Divorcio Voluntario

El divorcio voluntario se produce cuando como su propio nombre indica los cónyuges deciden proceder a divorciarse de forma voluntaria y con común acuerdo. Esto por lo tanto también engloba la pensión de alimentos y el acuerdo con respecto a la misma.
Por lo tanto, cuando nos encontramos ante el caso de dos cónyuges que de común acuerdo deciden poner fin a su vínculo matrimonial, y además tiene hijos, deben de acudir al Juez de lo familiar de su domicilio conyugal para proceder a la solicitud del divorcio. A esta solicitud debe de acompañar el convenio regulador.
Habrá que acudir por lo tanto a la vía judicial cuando nos encontramos ante hijos menores de edad, o incluso que alguno de los cónyuges sea menor de edad; en el supuesto de que existan hijos; cuando la sociedad conyugal no ha sido disuelta en virtud de un acuerdo común; cuando ya ha transcurrido un año desde que se contrajo el matrimonio; o simplemente cuando falte algún requisito necesario para proceder al divorcio.
El convenio regulador se va encargar de establecer o regular una serie de situaciones que van a cambiar cuando se produzca el divorcio, por ello es un trámite de suma importancia que es necesario redactar adecuadamente. Va contener lo siguiente:

 

  • Que cónyuge va hacerse cargo de los hijos que sean menores de edad o de aquellos incapacitados en el caso de que los hubiera.
  • Todo lo relativo a la pensión de alimentos, la forma de satisfacer la misma, el momento en el que se va producir el pago, como se va a garantizar, etc.
  • Cual va ser el domicilio en el que van a vivir los cónyuges por separado, y a quien le va corresponder el domicilio hasta entonces conyugal.
  • Como se va administrar la sociedad conyugal durante el tiempo que dure todo el procedimiento de la separación.
  • Proceder a designar a un liquidador que se va encargar de liquidar la sociedad conyugal. Para esto es necesario proceder a inventariar todos aquellos bienes y deudas de los cónyuges para repartir equitativamente las mismas.

El divorcio necesario

El divorcio necesario se produce cuando no existe acuerdo entre los cónyuges para el divorcio, y además uno de ellos quiere proceder al mismo por alguna de las siguientes causas que vienen reguladas por la ley:

 

  • Cuando se ha cometido adulterio y está comprobado por el cónyuge que se quiere divorciar.
  • Cuando se produce el nacimiento de un hijo concebido antes del matrimonio con otra persona, y el otro cónyuge no tuviera conocimiento del mismo.
  • Cuando se incita a cometer un delito por parte de un cónyuge al otro.
  • Cuando uno de los cónyuges muestra unas conductas poco adecuadas con respecto a sus hijos intentándolos corromper, o cuando se tolera que otra persona ajena al matrimonio lo haga.
  • Cuando se padecen enfermedades que son consideradas como incurables, contagiosas y hereditarias, o cuando se padece impotencia sexual. Todo ello siempre y cuando no se manifieste en una edad avanzada.
  • Cuando existe un trastorno mental que es incurable por parte de uno de los cónyuges.
  • Cuando se abandona el hogar familiar por un tiempo superior a seis meses de forma injustificada.
  • Cuando existe una declaración de ausencia legal o una presunción de muerte legal.
  • Cuando existen injurias o amenazas entre los cónyuges o con los propios hijos.
  • Cuando se produce una negativa para cumplir las obligaciones propias del matrimonio y con los hijos y no está justificada.
  • Cuando existen calumnias de un cónyuge al otro por delitos que suponen penas de más de dos años de prisión.
  • Cuando uno de los cónyuges es condenado por la comisión de un delito doloso.
  • Cuando está presente diariamente por parte de uno de los cónyuges el alcoholismo, o cuando se tienen hábitos de juego y todo ello puede llegar a causar graves perjuicios a la familia.
  • Cuando uno de los cónyuges es condenado por la comisión de un delito doloso contra el otro cónyuge, contra sus hijos, o contra los bienes de ambos.
  • Cuando existe violencia familiar y es demostrable.
  • Cuando se consumen drogas y estás pueden causar graves perjuicios a la familia.
  • Cuando se utiliza el método de la fecundación asistida sin el consentimiento del otro cónyuge.

Divorcio Incausado

El divorcio incausado es una de las diferentes modalidades de divorcio existentes que consiste en que uno de los cónyuges lo va solicitar de forma unilateral y el otro no quiere proceder a divorciarse de forma voluntaria.

El Código Civil para el Distrito Federal se encarga de regular dicho divorcio, contemplando un significado en el artículo 266 que textualmente dice que:

El divorcio disuelve el vínculo del matrimonio y deja a los cónyuges en aptitud de contraer otro. Podrá solicitarse por uno o ambos cónyuges cuando cualquiera de ellos lo reclame ante la autoridad judicial manifestando su voluntad de no querer continuar con el matrimonio, sin que se requiera señalar la causa por la cual se solicita, siempre que haya transcurrido cuando menos un año desde la celebración del mismo.

Con el paso del tiempo han ido sucediéndose diferentes reformas en lo relativo al divorcio, antiguamente se necesitaba acreditar cual era el motivo por el que se quería acceder al mismo, o se necesitaba el consentimiento del otro cónyuge, situaciones que dificultaban mucho poder divorciarse.

Ahora bien, va a ser necesario cumplir una serie de requisitos mencionados en el artículo 267 de dicho Código para poder decretarse el divorcio incausado, estos requisitos son los siguientes:

El cónyuge va tener que acompañar a la solicitud de divorcio un convenio en el que se van a regular todas aquellas situaciones que afectan propiamente a la disolución del matrimonio, estas situaciones son:

  • Todo aquello relativo a la guarda y custodia de los hijos menores y de aquellos que sean incapaces.
  • El derecho de visita del cónyuge que no obtenga la guarda y custodia, siempre respetándose horarios como los del colegio o los de las comidas.
  • Todo lo relativo a las necesidades de los hijos, las cuantías de dinero que deben de proporcionarse para los alimentos, y los plazos y la forma en la que deben de hacerse efectivas.
  • Finalmente a que cónyuge va corresponder el domicilio conyugal y todas las pertenencias que se encuentren en el mismo, pudiendo el otro cónyuge quedarse con todo aquello que sea suyo.

El divorcio administrativo

El divorcio administrativo es un divorcio voluntario que se solicita ante el Juez del Registro Civil por parte de ambos cónyuges, y que con el mismo se disuelve el matrimonio.
Este divorcio procede ejecutarlo ante la vía administrativa cuando ambos cónyuges son mayores de edad, además no tienen hijos o si los tienen ya son mayores de edad, el régimen económico matrimonial ha sido la separación de bienes o ya se ha liquidado la sociedad conyugal en el caso de que existiera, y finalmente lleven como mínimo un año de casados.
Para proceder a este divorcio se tienen que dar una serie de pasos:

  • En primer lugar ambos deben de manifestar que quieren poner fin a su vínculo matrimonial, y esta manifestación debe de ser libre e inequívoca.
  • El Juez del Registro Civil es el encargado de levantar un acta en el que se manifieste la solicitud de divorcio.
  • A los quince días se va a citar a los cónyuges para que se ratifiquen en su solicitud de divorcio, es en este momento cuando los va declarar divorciados si ambos siguen manteniendo su postura.
  • Es necesario que las actas levantadas estén legal y debidamente autorizadas para que el divorcio sea efectivo.
  • En el supuesto de que las actas no sean las correctas o que no exista la firma del Juez correspondiente dicho divorcio no va ser efectivo, y será necesario subsanar los errores que se hayan podido presentar.

Por lo tanto, simplemente con que se cumplan las circunstancias mencionadas, los cónyuges van acceder de una manera muy sencilla al divorcio, es decir simplemente con la voluntad de ambos consortes se va hacer efectivo el mismo.
Además, el hecho de que simplemente haya que acudir al Juez del Registro Civil es una comodidad, ya que acudir a las autoridades judiciales supone un proceso largo y con complicaciones. Por otro lado el plazo de quince días es recomendable ya que puede que los cónyuges recapaciten y se den cuenta de que verdaderamente no quieren divorciarse, de esta forma con acudir ante el Juez y no ratificar la solicitud no habrá ningún problema.

Cuanto cuesta un divorcio

El coste del divorcio es un tema que si bien al principio (máxime cuando estamos pasando por una situación desagradable) no nos importa mucho, está bien informarse para tenerlo en cuenta, y es que hay varias modalidades de precios.

En cuanto al divorcio de mutuo acuerdo, la opción más económica, deberemos tener en cuenta que ambas partes conyugales deben estar de acuerdo en todos los puntos. Presentar el convenio por el que se regulará el divorcio en ambas partes y aproximadamente en unas seis u ocho semanas el trámite estará totalmente listo. El precio total es bastante bajo, y es que la jurisprudencia nos dice que la justicia será gratuita, y que por ende las costas judiciales estarán prohibidas. Esto no quiere decir que nos vaya a salir totalmente gratuito, sino que ante los juzgados familiares será sin costes. En cuanto a un divorcio administrativo, “el que se hace ante el oficial del registro civil, cuesta $850.00”.

¿Cuanto me puede costar un divorcio contencioso?

En éste caso las cosas se tornan con tintes más oscuros, ya que existe un problema que es el de que no sabemos cuanto puede durar el procedimiento hasta que las dos partes se pongan de acuerdo. Si es posible, fije una cantidad preestablecida con su abogado para evitar sobrecostes o sustos a la hora de la verdad, y es que si tenemos que pagar la cuantía de su minuta, y le sumamos el coste de procurador, amén de que encontraremos muchísimos precios diferentes que dependerán del estátus del abogado, la situación económica del mismo, el prestigio obtenido… puede variar muchísimo. Aunque la norma es que cueste alrededor de $1100 – $1200 .

Como podemos comprobar, nos sale muchísimo más a cuenta tratar de hacer las cosas por la vía amistosa, e intentar arreglar las cosas por la vía del mutuo acuerdo, ya que es más rápido, más económico, y de buen seguro tendremos menos dolores de cabeza. En caso de que decidas finalmente hacerlo por lo contencioso, te recomendamos encarecidamente que mires diferentes abogados y compares sus precios, ya que los hay de todos los tipos y para todos los bolsillos.